Recuperando


Recuperando la historia de Clares (Guadalajara) y sus alrededores.

viernes, 11 de marzo de 2016

Buengrado, la aldea olvidada.





Pocos, por no decir nadie, conocíamos en Clares que hubiese existido alguna vez una aldea cercana con este nombre, ni siquiera entre los más mayores. Sin embargo, aunque hoy desaparecida, también tuvo su breve historia…

Epígrafe de Buengrado en el Censo de 1488.

En el documento de Concordia1 de 4 de noviembre de 1197, firmado entre el obispo D. Rodrigo y los clérigos de las aldeas del Arciprestazgo de Medinaceli, en el que se hace una relación detallada de todos los pueblos existentes en la zona, no aparece ninguna mención a Buengrado, a pesar de que sí lo hagan pueblos limítrofes o cercanos, como después veremos: Clares, Balbacil, Turmiel, Mazarete y Anquela. Al igual que Buengrado, también falta en este documento Tobillos, con lo cual parece deducirse que ambas aldeas aún no existían por aquel entonces.

La primera referencia documental a la existencia de Buengrado surge en la Estadística de Parroquias2 ordenada realizar en 1353 por el entonces Obispo de Sigüenza, D. Pedro Gómez Barroso. En ella aparece esta aldea, con la denominación de “Buen Ago”, incluida en el Arciprestazgo de Medinaceli, entre los epígrafes de Mazarete y Turmiel. La transcripción literal dice así: “E ítem en la eglesia de Buen Ago ay un beneficio curado que vale de renta cient mrs.” Para poseer curato propio en aquella época, la aldea debía haber alcanzado cierta población, pudiendo aventurarse unos 30-40 habitantes.

Justo un siglo después, en el año 1453, Buengrado no aparecerá entre los lugares asolados por las tropas navarras y aragonesas en sus incursiones en el Condado de Medinaceli como venganza por la toma de Villarroya de la Sierra por el Conde Gastón de la Cerda3. Sin embargo, todas las aldeas próximas sí serán saqueadas y destruidas: Clares, Balbacil, Turmiel, Anquela, Tobillos y Mazarete. La no aparición de Buengrado en el informe ordenado realizar por el rey de Castilla Juan II sobre los daños recibidos en el Condado, nos hace pensar que difícilmente fuera debido a que la aldea no sufriera estos ataques, sino más bien a que con anterioridad a esa fecha ya había quedado despoblada. El motivo de su rápida despoblación y abandono es...


 El artículo completo, y todos los demás de este blog, los puedes encontrar en el libro recopilatorio: